Grupo de jovenes. Carhue. Adolfo Alsina.
TuWeb
*Colaboradores del grupo de jóvenes:

*Autoconvocados 2001

*OBRAS Y NOTICIAS:
 
Grupo de jovenes. Carhue. Adolfo Alsina.

Foto
Uno de los problemas ambientales más críticos de la República Argentina de las últimas décadas, es precisamente, el referido al fenómeno de las inundaciones. La provincia de Buenos Aires es una de las áreas del país donde se expresan con mayor magnitud los efectos económicos, políticos y sociales de este tipo particular de desastre natural.

Ingrese a los títulos con * son enlaces que los llevara a los documentos completos

PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD DEL PROBLEMA:

imagen
Las Lagunas Encadenadas constituyen una cuenca cerrada ubicada en el oeste de la Provincia de Buenos Aires, en los partidos de Adolfo Alsina, Guaminí, Daireaux y Bolívar. La cuenca es significativa por su extensión (1.400.000 de hectáreas de superficie), pero lo es más por su importancia económica. La actividad básica de la región es la ganadería y, en segundo lugar, la agricultura. Por lo tanto, al contabilizar las pérdidas por inundaciones cuentan la destrucción de las cosechas, las pérdidas de ganado (principalmente por falta de alimentación), los daños por el anegamiento presente y futuro de las tierras y el aislamiento derivado de la intransitabilidad de las rutas y caminos.
En las poblaciones urbanas de la cuenca –Carhué, Guaminí, Rivera, Villa Maza, Puan, Tres Lagunas, Thames– la actividad económica está ligada básicamente a la actividad rural zonal.
Las únicas agroindustrias que operan son plantas aceiteras (girasol), frigoríficos, además de plantas acopiadoras de cereales y oleaginosas y procesadores de cebada cervecera. En consecuencia, las ciudades han sufrido la falta de demanda de sus productos, maquinarias y servicios asociados, falta de adecuados caminos para trasladar la producción y para obtener insumos básicos. Los problemas más graves se registraron en el sector residencial: pérdida de viviendas y bienes, miles de evacuados, relocalizaciones, residencia en albergues, modificación de sus esquemas de vida e incertidumbre generalizada. Aun los que no perdieron sus viviendas sufren problemas con los servicios de agua potable, servicios sanitarios, energía eléctrica, gas, teléfono y la semiparalización de sus actividades cotidianas.
Desde mediados de este siglo en el Sistema de las Encadenadas se están realizando diferentes obras de ingeniería que han modificado el equilibrio hidráulico de la región. El Canal Ameghino, obra hidráulica principal del sudoeste bonaerense, es un ejemplo de ello (Caputo y Herzer 1987).
Obra Hidráulica de las décadas del ´60 y ´70, cuando se pretendió habilitar un balneario en la laguna Alsina, cuando prácticamente se había quedado sin agua. Para enmendar esta situación se construyó el canal Ameghino y “en contra de todas las leyes de la hidráulica” hicieron un trasvasamiento de cuenca: “sacaron agua de la cuenca abierta a la que pertenece Bolívar (que tiene su origen en Sierra de la Ventana, incluye el arroyo Vallimanca -afluente del río Salado- y su continuación el río Saladillo para desembocar en la bahía de San Borombón) y la llevaron hacia su cuenca cerrada (laguna Alsina, Cochicó y Epecuén, en la cual el agua corre hacia el interior de la provincia de Buenos Aires)”. “En principio les funcionó, quitando agua en algunos lugares y en otros, cercanos al curso del arroyo Vallimanca creció la cultura de que se podía cultivar esos terrenos. Cuando en los ’80 se cambió el promedio de precipitaciones y sobrevinieron lluvias intensas, la laguna Alsina se rebalsó y terminó por inundar la ciudad de Epecuén. Hubo peligro de que también Guaminí y Carhué desaparecieran bajo las aguas.
Finalmente el canal Ameghino fue cerrado pero la cuenca no recuperó su cauce anterior. Así, la zona del partido de Bolívar comenzó a recibir nuevamente el caudal de agua que ‘le era propio’ antes de la intervención humana pero en forma intempestiva y a gran velocidad, para lo cual no se estaba preparado.
Las propuestas que se manejaron después de "la gran inundación" (como es llamada por los pobladores locales) han sido varias. En el orden infraestructural estuvieron: mudar la ciudad de Carhué a una cota más alta, desviar el agua excedente desde Epecuén a otras lagunas, hacer un canal aliviador que saque el agua hacia Bahía Blanca; también, forestar la laguna de Epecuén con especies arbóreas con alta capacidad evapotranspirante. La última gran obra pública puesta en acción (1994) es el trabajo de bombas holandesas y norteamericanas en el área. En el orden del apoyo presupuestario, las respuestas más frecuentes fueron exenciones o moratorias impositivas, líneas de crédito y refinanciación de las deudas contraídas.


imagen
Causas de corte de ruta:


Los conflictos emergentes de orden legal:
En las Lagunas Encadenadas los casos más comunes se refieren a las demandas judiciales de los hoteleros de Epecuén, (ver antecedentes de inundación de Epecuen y de los productores agropecuarios afectados por el mal manejo de las aguas) Libro: Cien Días en la Inundación de Epecuén:
A marzo de 1995 existían 350 juicios contra la provincia referidos a las inundaciones de 1985 y 1987 por la responsabilidad política en el desborde de las aguas. A propósito, es importante señalar que dichos juicios se deben en gran parte a la realización del Canal Ameghino y que fueron ganados por los propietarios rurales y urbanos en la mayor parte de los casos. Según testimonios recabados, la Provincia no cumplió con la totalidad de sus obligaciones y se encuentran pendientes de pago hasta la fecha numerosos juicios. El periódico local Nueva Era declaraba que "no se ha cumplido con la gente de Epecuén"(13/1/95). Se formó una Comisión de damnificados de Carhué, que reclamaba el pago expropiaciones a las familias de la desaparecida villa turística y sobre todo, el de contratos firmados y vencidos. Los juicios se refieren principalmente al caso urbano de Villa Epecuén, que quedaba bajo la modalidad de expropiación según un Decreto expedido en 1986. Los pagos pendientes son de propiedades de periferia de la villa y linderos a los campos.

* La Historia de Villa Epecuen
video YouTube
*El pueblo de Villa Epecuen Hoy
video YouTube
Foto

En cuestiones de derecho ambiental los principales problemas son:


Conflicto de orden territorial-jurisdiccional
Las relaciones en sentido vertical son las que existen entre el gobierno nacional, el provincial y el municipal. Como las funciones ambientales se encuentran concentradas en la administración pública nacional, interesa ver cómo está organizada la distribución de competencias en esta materia. Se trata de una complicada trama de organismos de gestión, otros de apoyo técnico, otros de asistencia social, etc. sin contar los relacionados con la gestión privada.
1) Conflictos entre partidos
- En noviembre de 1985 tuvieron lugar acusaciones mutuas entre funcionarios de Guaminí y Carhué, por la decisión de dejar las compuertas abiertas del sistema. Además, se jugó la rivalidad política de ambos intendentes (el de Carhué, radical y el Guaminí, justicialista).
- A fines de ese mismo año se detecta un conflicto entre el partido de Lamadrid -por la decisión de poner un tapón en el cruce del Canal Ameghino con el Canal de Huáscar y practicar voladuras en taludes del Canal Ameghino- y Guaminí, que señalaba que las inundaciones en su partido eran el resultado del agua que venía de Lamadrid.
- En 1992 el intendente de Coronel Suárez manifiesta no estar de acuerdo con las propuestas callejeras alentadas por el propio intendente de Carhué.
- En 1992 se sucedieron discusiones entre los intendentes de Adolfo Alsina, Guaminí, Daireaux, Coronel Suárez, Lamadrid y Bolívar, ante la decisión provincial de abrir las compuertas para trasvasar aguas al lago Epecuén. El gobernador afirmaba que la ciudad de Carhué no corría riesgo y que el objetivo era salvar Guaminí. El mismo declaraba que no había que provocar enfrentamientos entre las poblaciones y acusó a la prensa de sensacionalista y de crear animosidad entre los vecinos.
- En 1993 el intendente de Bolívar estaba dispuesto a volar la Ruta Nacional No. 226 para permitir el escurrimiento de las aguas, que irían a los partidos de Saladillo y 25 de Mayo.
- En 1993 los partidos de la cuenca media del Salado (Saladillo tenía el 80% de su superficie anegada) denuncian que la inundación se originó a partir del bombeo de las Encadenadas. El intendente de Saladillo pidió al gobierno de la Provincia suspender las bombas que llevan agua al Vallimanca, pues ellas aportan aguas al arroyo Saladillo y otros canales de su partido.
- En 1993 se originan disputas entre Guaminí y Carhué por la apertura de la represa de Rolito.
- En 1994 reaparecen los conflictos entre Saladillo y los partidos del oeste de la provincia.
2) Conflictos municipio-provincia
-En 1985 el intendente de Bolívar asumió la responsabilidad de la apertura de brechas de la Ruta Nacional 226, mediante la colocación de explosivos a fin de impedir el ingreso de las aguas al casco urbano. La Vicegobernadora de la provincia y el Ministro de Obras y Servicios Públicos bonaerense criticaron el dinamitado y expresaron que se habían contrariado disposiciones en el sentido de no efectuar la voladura. "No he asumido una actitud inconsulta ni arbitraria. (...) La cuestión era salvar Bolívar y así procedimos", declaraba el intendente de Bolívar a los medios periodísticos (Clarín, 22/11/85).
- En 1992 el intendente de Carhué firmó un acta en la que deslindó responsabilidades por eventuales inundaciones a partir de la apertura de las compuertas Rolito, decisión tomada por la Dirección Provincial de Hidráulica. En setiembre de ese año el intendente de Carhué envió una sucesión de cartas a La Plata (capital de la gobernación de la Provincia de Buenos Aires) en tono de queja y un pedido de reivindicaciones, ante las crecientes presiones de la población en su partido.
3) Conflictos entre actores estatales provinciales y la sociedad local
-En 1986 Un asesor provincial declaraba que "los vecinos no tienen capacidad para deliberar sobre el tema. El manejo del agua es de competencia provincial".
-En 1993 se enfrentan el gobernador de la provincia y el intendente de Carhué. El gobernador afirmaba "el dinero está disponible y los trabajos de bombeo ya han comenzado", mientras el intendente sostenía "el gobernador dispuso la contratación directa de las empresas para hacer las obras necesarias. Pero todavía no se firmaron los pliegos y esas empresas no cobraron ni un peso".


"AGUAS QUE NO HAS DE BEBER..."
Autor: Alejandro Balazote UBA. UNCPBA.
V Congreso de Antropologia Social
La crítica situación vivida por los pobladores de la cuenca del río Salado en general y los próximos a las lagunas Encadenadas en particular, se vincula sin duda a violentos procesos de desinversión de capital. El desastroso manejo de cuenca y la alternancia de ciclos húmedos y secos no son más que un dato a partir del cual se pueden encuadrar las acciones de los organismos e instituciones competentes pero que de ningun modo alguno exime de responsabilidad a los mismos.
La falta de mantenimiento de las obras existentes y la demora para encarar otras, nos habla de las estrecheces de los presupuestos provinciales pero también de la poca voluntad política de buen criterio para encarar la inversión pública.
CUENCA ALTA VS. CUENCA BAJA:

En este sentido debemos señalar que efectivamente las prácticas tendientes a controlar la cota de las Lagunas Encadenadas (alteos, bombeo de agua y canalizaciones iniciadas a partir de 1992) facilitaron el escurrimiento de agua en la zona de la cuenca alta pero trasladaron el problema hacia las localidades de la cuenca baja en donde se acumularon grandes masas en las inundaciones de los años 1993 y 1994.

En Junio de 1993 se pusieron en marcha las bombas prometidas por la gobernación a los pobladores de Carhúe y Guaminí un año antes. A través del sistema de bombeo se envió el excedente de agua de la Laguna Cochicó a la Laguna Alsina. Los intendentes de la cuenca baja (Daireaux y Saladillo) solicitaron la suspensión del bombeo por estimar que derivaría mas agua a las zonas comprometidas.


"...Mientras no tengamos una ley de aguas no habrá soluciones...Las obras deben realizarse aguas abajo en la desembocadura del río y no en el curso superior como se pretende" (Intendente municipal de Monte. 12-9-94).
Los reclamos por un manejo integral de la cuenca que se exprese en una ley aguas que contemple los intereses de todos los partidos, sectores sociales e intereses económicos involucrados constituían una crítica al manejo que a través de la Dirección Provincial de Hidráulica la administración Duhalde llevó de la cuenca del Salado.


CARHUE Y GUAMINI: QUE EL AGUA SE LA BEBAN ELLOS:

Si el manejo de cuenca era muy importante para los intereses de los municipios afectados ( Carhue, Guamini),o de los sectores económicos involucrados; para los habitantes de las localidades mencionadas era vital. En el caso de Carhué y Guaminí los niveles del agua que los afectaba resultaban abiertamente contradictorio.

La apertura de las compuertas que hacen disminuir el nivel de la laguna del Venado que desembocan en la Laguna de Epecuén lo que hace aumentar el nivel de la misma amenazando así a Carhué.

En situaciones críticas como la acaecída en el año 1992, el manejo de agua que realizó la Dirección Provincial de Hidráulica de la compuerta de Rolito (Que vincula las lagunas del Venado Y Epecuén) fue resultado de las enormes presiones que ejercieron las distintas localidades. A tal punto llegó la tensión que durante mucho tiempo las instalaciones de comando y las compuertas de l terraplén de Rolito debieron ser custodiadas por personal de la policía provincial.

Ante la inminente inundación de Guaminí el gobernador Duhalde anunció la apertura de las compuertas para trasvasar 50 hectómetros cúbicos al lago Epecuén. Ante las quejas de los vecinos de Carhué, Duhalde expresó que "Carhué no corre riesgo como los pobladores temen". "Guaminí es quien corre mas riesgo de inundarse, porque el agua esta a tres centímetros de su nivel máximo de tolerancia.

Consciente de la gravedad del enfrentamiento de las localidades señaló: "Lo fundamental en estos momentos es evitar la guerra entre las poblaciones" Duhalde Clarín 5-9-92.

Los intendentes de las dos localidades iniciaron una "guerra de declaraciones" en la prensa procurando justificar sus reclamos obviamente centrados en las necesidades y conveniencia de los municipios que representaban.

El intendente de Guaminí Miguel García Mérida afirmó que la apertura de la compuerta de Rolíto "...de ningún modo encierra la intención de comprometer la situación de Carhué traspasando en exceso un nivel de agua que ponga en peligro a esa ciudad. Rolito se abrio cuando la laguna del Venado llegó al máximo de su capacidad. De no haber tomado esa medida, Guaminí corría serios riesgos de inundación".(Página 12, 9-9-92).

Por su parte el intendente de Carhué manifestó su disconformidad ante esta medida por las consecuencias que pueda traer par la ciudad señalando que "... al abrirse esta compuerta comenzó a entrar agua a laguna Epecuén que termina a solo diez cuadras de la plaza céntrica de Carhué". (Página 12, 9-9-92).

El gobernador Duhalde, preocupado por el nivel de enfrentamiento y consciente de la ausencia de un plan integral para la cuenca del Salado expresó sus preocupaciones a la prensa ante la posibilidad que el mismo fuera una resultante de las distintas presiones y medidas de acción directa de las distintas localidades afectadas que en definitiva cuestionasen su propio rol.

"Usted tendría que ver la discusión entre los intendentes. Se empiezan a echar la culpa entre ellos cuando en realidad no son ellos los responsables. Debemos evitar que se produzcan enfrentamientos entre las poblaciones en conflicto. No podemos permitir que el manejo del agua se haga por el estado de ánimo de la gente o por puebladas" (Página 12, 5-9-92).

FINANCIACION Y DESFINANACIACION EN CATASTROFE:

Los municipios afectados requirieron de mayores partidas presupuestarias que les permitiesen afrontar mínimos planes asistenciales, el mantenimiento (más costoso) de la infraestructura, obras de defensa ante el avance de las aguas (alteos), el costo del alquiler de bombas de desagüe, viáticos del personal de otras instituciones que participan en las tares relacionadas con la contingencia, pago de horas extras al personal propio, etc. .

Por otra parte al finalizar la inundación debió encararse la reconstrucción de las obras deterioradas (caminos, desagües, etc.) así como también reponer la maquinaria averiada o destruida.

Como contrapartida, la inundación puso en crisis la capacidad de financiamiento de las municipalidades afectadas La disminución de la actividad productiva ocasionó una merma del consumo y de la capacidad tributaria de la población.

En la emergencia, las municipalidades afectadas

1.- Cobraron menos impuestos por las excensiones impositivas dada la situación de emergencia.

2.- Disminuyeron la recaudación en la medida en que el volumen de la actividad económica se redujo notablemente.

Dado que los municipios afectados son localidades básicamente agrícolas resultó muy importante la disminución del cobro de "guías" por el traslado de animales, que a causa de la inundación fueron desplazados a zonas lejanas al partido impidiendo a las administraciones locales contar con estos recursos.

La crisis de financiamiento hizo que distintos intendentes, no solo los afectados por el desborde de las lagunas Encadenadas, sino todos los de la cuenca de río Salado, solicitaran al gobernador Duhalde:

1.- Apoyo financiero para los productores afectados.

2.- Mayores recursos para los municipios afectados.

3.- La realización de obras de infraestructura.

4.- Ayuda social para la población afectada.

5.- La realización de estudios que permitiesen la sanción de un código de manejo de agua (Ley de Aguas).

Ante el desfinaciamiento de los municipios, el gobierno provincial entregó aportes no reintegrables de 100.000 U$S a varias comunas. También giró fondos al municipio de Guaminí para realizar desagües pluviales y alteos en los caminos entre La Nevada y Huanguelén (Clarín, 30-6-93).

Del presupuesto anual, 43 millones fueron destinados a la región, aunque la mayor parte de esta partida fuera asignada a la Dirección Provincial de Hidráulica.

Si la financiación de la emergencia corrió por cuenta del estado provincial (asistencialismo, obras inmediatas, etc.) "la solución definitiva" (esto es la realización de grandes obras de infraestructura), siguiendo las pautas del modelo económico, quedó a cargo de empresas privadas.

"La solución definitiva de la cuenca quedará a cargo de empresas privadas, a través de adjudicación directa o licitación (depende de la urgencia dijo) e implicará para la provincia un gasto de 300 millones. Esta cifra ya se pidió al Banco Mundial" (Gobernador Duhalde. Clarín, 12-09-92).

Si la emergencia de la inundación es resuelta por el estado y la financiación pública (municipal, provincial y nacional), la "obra dura", que ocasiona una fuerte inversión de capital, es encarada por empresas privadas, que acceden merced a garantías brindadas por el estado, a la financiación de organismos internacionales.

La ausencia de una política activa por parte de la gobernación fue aceptada por el mismo Ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, quien reconoció "...que en los últimos años no se hicieron obras, no se levantaron los puentes del canal aliviador y los productores se vieron obligados a construir puentes precarios, lo que desactivó el funcionamiento del canal aliviador" (Página 12, 9-9-92).
También admitió explícitamente "...que la canalización del arroyo Huascar y el ancheo del canal aliviador no se han hecho por falta de partida" (Ministro de obras públicas de la administración Duhalde. Clarín, 5-9-92).

El anterior gobernador, Armendariz (1983-1987) también justificó la falta de soluciones durante su gestión en la merma de la capacidad financiación "...en julio de 1984 el Ministerio de Economía decidió usar a la provincia de Buenos Aires como variable de ajuste del plan general y (recortó) la participación federal, con lo que nos obligó a paralizar estudios y a no poner en marcha distintas obras" (Página 12, 9-9-92).

La discontinuidad en planes y proyectos enunciados por los sucesivos gobiernos pero nunca realizados con la necesaria coherencia y la persistencia exigible, además de prolongados períodos de falta de recursos disponibles para las obras públicas y de parálisis de inversión privada, mantuvieron en un estado de estancamiento casi total la infraestructura de grandes trabajos hidráulicos, que resultaban vitales para el normal desarrollo de las actividades agropecuarias y el crecimiento de los centros urbanos de la región.

Al momento de la crecida, el intendente de Caruhé planteó que las distintas administraciones provinciales no habían realizado las obras necesarias para evitar las inundaciones: "Cafiero no terminó de ensanchar el canal Ameghino para que se escurra el agua. No hizo nada. Duhalde prometio optimizar el pase del agua al río Salado pero todo quedó en promesas. Hace seis meses gestionamos una contratación directa para realizar obras, pero todavía los pliegos no tiene firma. La cosa no da para mas". Intendente de Carhué (Página 12, 3-9-92).
Movimientos sociales y el Grupo de jóvenes:
imagen
-En 1992 nuevamente las fuerzas comunitarias fueron protagonistas de la escena de formación de políticas públicas. Vecinos de los partidos de Carhué y Guaminí organizaron movilizaciones, cortes de rutas, asuetos municipales y marchas de antorchas. Grupos de jóvenes, representantes de la Iglesia, mujeres y vecinos se movilizaron ante las autoridades para peticionar.

-"El pueblo de Adolfo Alsina asumiendo la responsabilidad histórica que le competía en esta emergencia y fiel a su espíritu de participación, resolvió, en ese momento, ante la inacción e incompetencia de las autoridades provinciales, cortar la ruta, en salvaguarda de su seguridad y para hacer conocer a la Argentina lo que estaba sucediendo en Adolfo Alsina. El Gobierno Provincial no tuvo la conciencia social suficiente para entender, y no les permitió que corte de una ruta continuara y debió ser levantado, ante presiones judiciales y policiales.

-Es importancia destacar que desde 1986 hasta el 1992 las organizaciones locales fueron las que catalizaron las acciones gubernamentales e intervinieron directamente en la toma de decisiones acerca de la instalación de las bombas holandesas y la implementación del Plan Director (1994).

-Desde el año 1985, aparecen en los años siguientes asociaciones comunitarias actuando en defensa de los cascos urbanos y el patrimonio público amenazado por las inundaciones (Comisión de Defensa de Carhué, Comisión de Recuperación de la ciudad de Guaminí, Grupo de Jóvenes de Carhué, entre otros).

-Los actores comunitarios desarrollaron un verdadero sistema de producción de ideas que influyó en la toma de decisión estatal, especialmente a nivel de la administración municipal. Se destacan los movimientos de 1986, 1992 y 1993. Este último “El grupo de Jóvenes de Carhue” también tuvo influencia en las decisiones gubernamentales del ámbito provincial y, según los testimonios recabados en Carhué, la movilización y corte de rutas ocurridos en aquella oportunidad fue determinante para que el gobernador de la provincia acelerara la ejecución de las obras.

Si bien los cortes de las rutas fueron levantados temporariamente, a partir de los primeros días de septiembre fueron constantes y resultaron un eficaz medio para expresar el malestar y la preocupación de los caruhenses.
El 5-9-92 los habitantes de Carhué mantenían el corte de rutas para presionar al Gobierno Provincial que se hallaba reunido con el Intendente Narbaiz (UCR). El desplazamiento hasta el cruce de los preocupados habitantes y las movilizaciones en reclamo de urgentes soluciones constituyeron prácticas cotidianas. Las antorchas que en la noche iluminaban el cruce de las rutas se convirtieron en símbolo y cuando se debió levantar el corte de ruta se realizo una marcha de antorchas hasta el terraplén que defiende la ciudad de las aguas del lago Epecuén, para continuar con medidas de presión ante las autoridades Provinciales.
Como era el corte de ruta:
imagen
Cada noche se iban sumando más carpas, casillas y asadores al costado de la ruta y aumentaba en número de camiones detenidos por el corte del camino Hasta que una tarde el padre Lucas, párroco de Carhué, celebró una misa en el cruce, y luego se organiza la marcha de las Antorchas que culmino en el terraplén de defensa de Carhué, sobre un sector llamado la Islita, donde se entono el himno Nacional Argentino.
Los días del Corte de Ruta:
La vida cotidiana en Carhué, era crítica. Las napas de agua subieron de tal manera que ocasionaban el hundimiento de los pisos de las casas y el sistema cloacal entró en colapso. Las calles se encontraban llenas de pozos y charcos de agua por el efecto de las cercanas napas de agua y en algunos tramos se presentaban intransitables, por su parte las casas sufrieron rajaduras muy grandes y la humedad trepó por sus paredes. A partir del 3 de septiembre los comercios permanecieron cerrados en señal de protesta; solo abrieron los que vendían comestibles, por la tarde. Tampoco operaron los bancos, y las escuelas no dictaron clases. Por su parte la Comuna optó por decretar asueto municipal.
La ciudad prácticamente se trasladó al cruce de las rutas. Los pobladores que mantenían cortadas las rutas recibieron el apoyo de los vecinos de la cercana localidad de Guaminí afectada por el desborde de la laguna del Monte que al igual que Carhué corría riesgo de quedar bajo las aguas. El aporte de estos vecinos resultó sumamente significativo dado las tensiones que mantenían las ciudades de Carhué y Guaminí por el manejo de las compuertas que regulaban los niveles de agua en las lagunas de Epecuén y del Monte.
La preocupación e indignación de la población afectada encontraba razones en la actitud autista del gobierno de la provincia. Las alternativas propuestas por la Dirección de Hidráulica de la provincia se habían limitado hasta entonces a elevar indefinidamente los "alteos" que protegían la ciudad de las aguas amenazantes de la laguna de Epecuén que se encontraban a escasos centímetros de la cota máxima. La administración provincial y su máximo responsable, el gobernador Duhalde, intentaron en un primer momento negar la importancia de la inundación desconociendo los reclamos de las localidades afectadas.
"Los pobladores no corren el riesgo que creen correr, las aguas de la Laguna Epecuén no van a superara las defensas" (Clarín, 7-9-92).
Por otra parte el gobernador atribuía a una "psicosis colectiva" el miedo y la incertidumbre de la población (Clarín, 8-5-92). Las protestas y reclamos de los pobladores de las localidades afectadas se explicaban por "razones psicológicas".
Otra línea argumental del gobernador fue señalar que el tema estaba politizado.
"Todo lo que esta pasando en Carhué es una maniobra del diputado Brunati. La inundación es un problema psicológico y les digo a los vecinos que no se preocupen porque lo del agua no es cierto. Lo que pasa es que B..... sabe tanto de inundaciones como yo de safaris" (Declaraciones a Radio Nacional reproducidas por Página 12, 4-9-92).
En este contexto surgió el denominado Grupo de Jóvenes que lideró la protesta social. Este grupo se constituyó a partir del problema de las inundaciones y ante el temor de la relocalización de la ciudad de Carhué.
"Son los jóvenes -sobre todo las mujeres- quienes están haciendo punta en la movilización. Madres y padres que rondan la treintena, acompañados de sus hijos. (...)Al caer la noche arman fogones y comidas colectivas, se suben la capucha de la campera, se enroscan la bufanda y, tapados en frazadas, se dan ánimos y discuten los pasos a seguir." (Clarín, 5-9-92).
Cuando el gobernador Duhalde, reconociendo la gravedad de la situación visitó la ciudad de Carhué, el Grupo de Jóvenes movilizó a unos 1.000 carhuenses que se agruparon frente a la plaza central. En una reunión con el gobernador le exigieron la presentación de soluciones de corto plazo y una definición clara acerca de cual iba a ser el manejo de la cuenca. En menos de diez días de existencia se convertían en los interlocutores ante el poder central de la provincia y constituían el más eficaz grupo de presión ante el gobernador.
"Una cosa es lo que me explican mis asesores y otra lo que me dice la gente, por eso quiero quedarme en Carhué hasta que se me vaya la duda" (Página 12, 9-9-92).
La visita implicó el clásico sobrevuelo por las áreas afectadas "para constatar la dimensión de los daños" y una reunión con las fuerzas vivas de la ciudad. En la misma planteó como acción inmediata elevar en un metro los terraplenes que detienen la inundación de Carhué y Guaminí. y garantizó llevar a cabo las obras necesarias para el saneamiento definitivo de la cuenca.
El Grupo de Jóvenes hizo público su apoyo a la visita del gobernador Duhalde a esta ciudad a mediados de septiembre de 1992. En un comunicado afirmaban: "...se considera positiva la visita del gobernador porque se hizo presente en Carhué, porque dio la cara y asumió el compromiso, político de que no se inunde la ciudad. También porque dio la garantía de que Carhué no será trasladada". Pero en el mismo comunicado advertían " ...aún así, opinamos que es una promesa más, porque todavía no nos ha dado una solución definitiva a los problemas de las encadenadas, ni tampoco nos comunicó ningún plazo en el cual se dará a conocer el proyecto que la provincia decida realizar" (Clarín, 14-09-92).
En la concentración realizada en la plaza durante la presencia del gobernador, los carteles de los manifestantes vinculaban la historia e identidad de los caruhenses con pedidos concretos que aliviaran su situación.
"Tenemos 108 años de historia. No queremos irnos".
"Señor gobernador: el agua nos llegó al bolsillo". "La solución esta en sus manos".
"Necesitamos un bombeador".
"Somos caruhenses y queremos vivir acá" (Página 12, 12-09-92.) El discurso del Grupo de Jóvenes también enfatizaba su pertenencia a la comunidad, a "las raíces" y a la identidad. Por otra parte los miembros del grupo se vieron obligados a desvincularse de "intereses partidarios" como forma de validarse y legitimarse en el liderazgo de la protesta. En realidad las iniciales declaraciones del gobernador, planteando la politización del tema, generaron este tipo de aclaración. Tanto el gobernador como los miembros del Grupo de Jóvenes partían del supuesto de que el accionar político partidario resultaba descalificante e irrepresentativo de los reclamos de la gente, al tiempo que incapaz de aportar soluciones.
"Ninguno de nosotros está afiliado a ningún partido político, ni participó en ninguna campaña" (Rubén 32 años. Grupo de Jóvenes. Clarín, 12-09-92).
"Como no defender esto? Son nuestras raíces, nuestra identidad" (Norma 40 años. Grupo de Jóvenes. Clarín, 12-09-92).
"Carhué no se inundó todavía. Cuando se inunde Que nos va a quedar?" (Liliana 35 años. Grupo de Jóvenes. Clarín, 12-09-92).
"La gente mayor es muy pasiva y ha perdido credibilidad, los jóvenes empezamos por informarnos y llamamos a la gente que estaba en el tema. Confiábamos en que las autoridades hicieran algo. Ahora el comercio esta muerto. Nadie pone un ladrillo, nadie arregla nada. Las casas prácticamente se regalan. Los jóvenes agarramos la manija pero... y los viejos que trabajaron toda la vida para hacerse una casita? lo pierden todo por una decisión política?" (Rubén 32 años. Grupo de Jóvenes. Clarín 5-9-92.)
"Las reuniones del Grupo de Jóvenes que tomaron la conducción del pueblo, se realizaron en el Club Social... Los socios presenciaron con asombro el ingreso de las integrantes femeninas del grupo. Jamás, desde que el Club fue fundado, se permitió el ingreso de mujeres. Las jóvenes miraron con curiosidad el salón en el que pasan las noches sus padres y maridos, saboreando la ruptura de la norma.... En ese cuarto organizaron la movilización...En el mismo lugar se disgregaron. Las peleas comenzaron con la resistencia de las Fuerzas Vivas- formadas por los ancianos del pueblo- al corte de las rutas. La inexperiencia de los jóvenes era total y dos días después de acampar en el cruce el sueño y las presiones los vencieron" (Graciela Mochkofsky). Página 12 6-9-92).
Foto

El intendente de Carhué (1995) señalaba que "lo que despertó a los funcionarios provinciales fue la acción de un grupo de jóvenes. Estos Jóvenes llamaron la atención de la sociedad, y el gobernador debió actuar al respecto.


Grupo de jóvenes de Carhué:
Ares Andrea
Arena Antonio Jose
Ares Sirera Carlos Eduardo
Arias Maria Alejandra
Barbado Rosana
Boismoreau Rosana Alejandra
Benito Ruben Alberto
Cabrera Jorge Alberto
Casas Laura Gabriela
Canero Bettina Leticia
Cifuentes Alicia Miriam
Cricco Valeria Andrea
Dotta Roxana
Fernandez Carlos
Fernandez Roberto Oscar
Gimenez Maria Fernanda
Hernandorena Carlos Mateo
Hernandorena Martin
Herrera Gustavo Osvaldo
Laspiur Martin Eduardo
Lopez Eduardo Javier
Lopez Omar Fernando
Lorda Maria Mercedes
Marichalar Eduardo Angel
Mateus Marcela
Popeo Sergio Hugo
Robilotte Fabio
Robilotte Monica
Robilotte Silvia
Seisdedos Ruben Cesar
Soteras Griselda Noemi
Vasser Pablo Fernando
imagen
Audio de la reunión realizada por el Grupo de Jóvenes de Carhue con el Gobernador Duhalde en el Salón Rojo de la Municipalidad de Adolfo Alsina en 1992, durante los días del Corte de ruta.
*AUDIO 1
Primer parte de la charla.
*AUDIO 2
Segunda parte de la charla.
Acciones realizadas por Duhalde, a partir de su visita:

A partir de la visita del gobernador, se evaluó la dimensión de la inundación y los costos económicos y políticos que la misma ocasionaría, a partir de allí la administración provincial decidió:

1.- Diferenció las acciones inmediatas para evitar las inundaciones urbanas de aquellas tendientes a regularizar todo el manejo de la cuenca.

2.- Evidenció, como ya hemos señalado, un claro privilegio por la preservación de los cascos urbanos por sobre el desarrollo, fomento y subsistencia de la actividad agropecuaria.

3.- Responsabilizó a las anteriores administraciones provinciales, (aún la que resultaban del mismo partido como la encabezada por el gobernador justicialista Cafiero) del manejo erróneo de la cuenca de las Encadenadas y del proceso de desinversión que impidió la realización de obras de infraestructura necesarias.

"...en los últimos años no se hicieron obras, no se levantaron los puentes del canal aliviador y los productores se vieron obligados a construir puentes precarios, lo que desactivó el funcionamiento del canal aliviador" (Ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires. Página 12, 9-9-92).

"Las obras... están proyectadas desde hace muchos años, pero que nunca han estado ni siquiera presupuestadas. (...) En esta cuenca hace siete años que no se trabaja y desde mayo hasta ahora se está trabajando" (Gobernador Duhalde). Clarín, 12-9-92).

4.- Optó por la obra dura como única solución al problema de las inundaciones. Mostrando al gobierno provincial como un actor dinámico con la decisión política de realizarlas.

5.- Para ello no dudó en recurrir a financiación internacional para llevarlas a cabo. De esta manera se presentaba como el garante para obtener los créditos necesarios y se constituía en una institución demandante-demandada de estos procesos de inversión-desinversión en cascada.

6.- Descartó de plano la relocalización de la ciudad de Carhué.
imagen
El problema hoy:
Ingrese a los títulos con * son enlaces que los llevara a los documentos completos.
*LEY 12.257. Código de Aguas.
El presente Código establece el régimen de protección, conservación y manejo del recurso hídrico de la Provincia de Buenos Aires. Creacion de los Comite de Cuencas
* PLAN MAESTRO CUENCA DEL SALADO
Ubicación
La cuenca del Río Salado se desarrolla en la faja central y N.O. de la Provincia de Buenos Aires y Sur de la Provincia de Santa Fé.

Los estudios del Plan Maestro se han extendido a las áreas anexadas, completando una superficie de 170.000 km2, dentro de la Provincia de Buenos Aires.

*video youtube
Masterplan Río Salado - Provincia de Buenos Aires
imagen
*INUNDACIONES EN BUENOS AIRES. LA VERDAD SOBRE EL UNIREC
Distintos testimonios al respecto que ilustran adecuadamente sobre la real situación del Proyecto en la actualidad, se pueden encontrar en esta dirección de Web. http://www.ecoportal.net/content/view/full/24201
Inundaciones en Buenos Aires. La Verdad Sobre UNIREC 11-09-02
Sin embargo, hasta la fecha no se han encontrado soluciones sostenibles en el largo plazo para el manejo integral de la relación naturaleza-sociedad de la región.
*INICIAN OTRA ETAPA DE LA CANALIZACION DEL RIO SALADO
Jueves 26 de Junio de 2008
En esa cuenca se origina el 25% de la producción agropecuaria del país. Cuando concluyan todas las obras se habrán reinsertado al sistema productivo ocho millones de hectáreas en plena región pampeana. Los 43 millones de metros cúbicos de tierra que se extraerán del dragado en esta etapa se utilizarán para rellenar zonas que se encontraban anegadas y se podrán reutilizar en explotaciones agrícolas y ganaderas.
Inician otra etapa de la canalización del Río Salado
Un convenio firmado entre la Nación y la provincia de Buenos Aires permitirá poner en marcha otra de las etapas de la canalización del rió Salado que conforma el Plan Maestro de saneamiento integral de esa cuenca de 17 millones de hectáreas, en la que se origina el 25 por ciento de la producción agropecuaria del país.

Las obras, que demandarán una inversión de 900 millones de pesos aportados por el gobierno nacional, se realizarán para aumentar la capacidad de conducción del río Salado inferior a lo largo de 118 kilómetros entre el arroyo Los Poronguitos y la laguna Las Flores Grande, en los distritos de General Belgrano, San Miguel del Monte, Chascomús y General Paz.

“El saneamiento del Salado es una cuestión central para la gestión del gobernador Daniel Scioli”, afirmó la ministra de Infraestructura, Cristina Alvarez Rodríguez y agregó que “las acciones que se instrumentan permitirán dar una solución estructural y recuperar millones de hectáreas que están hoy bajo las aguas, en plena pampa húmeda”.

Los 43 millones de metros cúbicos de tierra que se extraerán del dragado se utilizarán para rellenar zonas que se encontraban siempre anegadas. Esto permitirá que se reinserten al sistema productivo tanto explotaciones agrícolas como ganaderas, respetándose los humedales existentes y la biodiverisidad.

Además se llevarán adelante un conjunto de trabajos para optimizar el funcionamiento de las obras de defensa contra las inundaciones emplazadas en General Belgrano y San Miguel del Monte.

Otros tramos
Por otra parte se encuentra próximo a concluir, con un avance superior al 85 por ciento, el dragado del río desde la laguna Las Barrancas hasta el arroyo Los Poronguitos en una distancia de 57 kilómetros en los partidos de Pila, Chascomús y Castelli.

Estos trabajos representaron una inversión de 300 millones de pesos e incluyeron la construcción de nuevos puentes, tanto sobre los caminos como por sobre las vías que cruzan.

El primer tramo de la obra entre el Canal 15 y la laguna Las Barrancas que fue concluido totalmente permitió recuperar para la producción en forma directa más de 2000 hectáreas . En ese sector se extrajeron 20 millones de metros cúbicos de material .

Cuando finalicen todas las obras del programa se habrán ganado para el sistema productivo más de ocho millones de hectáreas enclavadas en plena región pampeana .



imagen
imagen
* Obras del Plan Maestro contra las inundaciones

El ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia de Buenos Aires, Hugo David Toledo, acompañado por el director de Provincial de Hidráulica, ingeniero Hugo Amicarelli y el director general de Vialidad Provincial, Pedro Mantjara, entre otras autoridades, inauguraron varias obras públicas en Carhué.
La primera obra fue el canal colector de arroyos, desvío del Arroyo Pigüé a Arroyo Venado, cuyas instalaciones fueron bendecidas por el padre Lell y en el lugar se descubrió una placa.
Luego del tradicional corte de cintas las autoridades accionaron el volante que mueve la esclusa que permite el paso de las aguas del canal en dirección del Arroyo Venado.
BIBLIOGRAFIA

*Crónica de una criminal inacción
Cien Dias en la Inundación de Epecuén Escrito por Roberto Hugo Laspiur

-BECK, U.

1993. De la sociedad industrial a la sociedad de riesgo. En: Revista de Occidente N. 151.

-FUNTOWICZ, S.

1994. Epistemología política. Ciencia con la gente. FLACSO. Serie documentos e informes de investigación N. 178. Bs. As.

-GIDDENS, A.

1993. La vida en una sociedad post-tradicional. En: Revista de Occidente N. 151.

-HERZER, H.

1993. Catastrofes. En: Semionario Taller sobre la UBA y el Medio Ambiente. Documento de base. FFyL. 26 al 28 de mayo. Buenos Aires.

-NATENZON, C.

1993. Processos catastróficos no nordeste argentino. Mudancas produzidas na última década. En: Natureza e sociedade de hoje: una leitura geográfica. HUCITEC-ANPUR. Sao Paulo.

-1994. Desastres naturales, riesgos e incertidumbre: apuntes para una investigación sobre el tema. En: Encuentro Internacional Lugar, formación socio espacial, mundo. Ponencia presentada en la Mesa Redonda sobre "Globalización y geografía latinoamericana: los temas". ANPEGE-Universidad de San Pablo. San Pablo.
RADOVICH, J.C.



*DECRETO 83/94
En LA PLATA, el 10 de ENERO de 1994, EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES ( Duhalde) DECRETA:
Que declara la Emergencia de carácter Hídrico, en el marco de la Ley Nº 11.340 y por el término de un (1) año, de la Obra: Endicamiento Laguna El Venado, Camino a Rolito, en los Partidos de Guaminí y Adolfo Alsina.
*Estudios Sociales en Prevención de desastres en América Latina 1995.
Autor: Alejandro Balazote UBA. UNCPBA.





imagen
ESCRÍBEME:
Todo comentario que ayude a la realización de esta página será bien recibido.